Si creías que las bicicletas de niña no son más que para pasear y sonar la campanilla, Mickael Dupont demuestra que no es así, sólo hizo un pequeño ajuste y la hizo tan ruda como la que más.