Ya podemos añadir un aparatejo más a los mejores inventos tecnológicos para los “Forever Alone”.

Se trata de Kissenger, cuyo nombre proviene de la fusión de “Kiss” (beso) y “Messenger” (mensajero) y que básicamente se trata de dos robots con forma de extraños animalillos que fungirán como intermediarios para los besos a distancia entre dos amantes de la era del Internet, sí, esta en la que ya no necesitas tener un novio al lado tuyo, nada más un robot que te recuerde la forma en que te besa. Sin lengua, claro. Al menos por el momento. Yuk.


Los inventores de Kissenger son los mismos que hace algún tiempo realizaron Lovotics, el robot que nació para amar a su dueño y del cual ya habíamos hablado aquí, en Adictivox.

“Kissenger proporciona una interfaz física que permite una comunicación entre el mundo virtual y real a través de los besos y facilita la intimidad entre los humanos”

Es decir, los robots te permiten “besar” a distancia a tu “peor es nada” a través de sus bocas artificiales que, según ellos, proporcionan la sensación de un beso real. Ay, mamá.

He aquí el vídeo promocional.

Y aquí el vídeo conceptual.

Lo cierto es que, por muy raro o absurdo que nos pueda parecer este aparatito de besos a distancia, cada vez hay más gente que se conoce a través de medios digitales y viven relaciones lejanas esperando el día en que lleguen a verse y tocarse sus cositas en persona por primera vez, así que seguramente pronto habrá más y más de estos inventos intentando acercarlos de cierta forma.

Aunque eso de manosear a un robot se oiga muuuy kinky.

[Vía]

También te puede interesar