¿A quién no le ha pasado?

Cuando adquirimos un nuevo celular/iPhone lo tratamos como si fuera un recién nacido, no queremos que lo toque ni la brisa matutina para evitar que se raye. Pero tarde o temprano sucede, el fatídico día en el que por primera vez se te cae ¿lo recuerdas?

¿Y qué hay de cuando le ves el primer rayón a la pantalla de tu gadget?

También te puede interesar

  • poyo

    Dios!! Hasta ñáñaras me dieron!