Recuerdo que cuando era niña habían unas pistolas a las que les poníamos agua y nos la pasabamos jugando a mojar a nuestros amiguitos, con el tiempo estas pistolas evolucionaron y algunas ya no solo echaban agua, lanzaban proyectiles por los aires y era un nuevo pretexto para pedir a nuestros padres el que se nos comprase una, pero fuera de obtener un poco de diversión, estas “pistolitas” no tenían un uso productivo, y eso es lo que la mayoría de la gente llega a pensar, ¿qué beneficio podrías obtener de un juguete? Pues nada más y nada menos que ir al dentista.

Sí como lo oyeron, un jovencito allá en Estados Unidos utilizó una de esas pistolitas para ayudarse a sacar un diente flojo que me imagino era de leche y que seguramente le estorbaba, definitivamente una forma de quitarse un diente con estilo y digna del siglo 21, esperemos que las compañías creadoras de este juguete aún no hayan visto el video, o comenzarán a cobrar por un nuevo uso del mismo, si no me creen vean el siguiente video.

También te puede interesar