Antes de Morir…

Candy Chang es una artista, diseñadora y planificadora urbana en la ciudad de Nueva Orleans, quien un día sufrió la pérdida de un ser querido y encontró en una casa abandonada de su barrio un proyecto interesante en el cual incluir a sus familiares, amigos y vecinos.

“Before I Die…” es un proyecto interactivo que transforma los espacios abandonados en un lugar constructivo en el que podemos descubrir las esperanzas y los sueños de la gente que nos rodea, también es un recordatorio para descubrir lo que es importante para cada uno.

Chang cuenta que el motivo de hacer este proyecto interactivo es con el fin de hacer en un futuro un libro y una exposición del mismo, y que al revisar la respuesta de la gente ante la interrogante le sorprendió descubrir miles de deseos creativos, reflexivos, conmovedores y divertidos, más de lo que hubiera imaginado: Antes de morir quiero… cantar para millones de personas, ver a mi hija graduarse, comer una ensalada en el extranjero, ayudar a muchos niños, verme llegar a anciano, abandonar las inseguridades, encontrar Atlantis, terminar con el racismo, entenderme a mí mismo, ser recordado, muchos abrazos, creer, volar… El proyecto que fue reseñado en varias revistas en Estados Unidos ha sido calificado como “uno de los proyectos comunitarios más creativos jamás visto”.

Después de recibir muchas peticiones de personas en todo el mundo, este proyecto participativo ha llegado a muchas ciudades, incluyendo Amsterdam, Portsmouth, Querétaro, Almaty, San Diego, Lisboa, Brooklyn, entre otras; y mencionan que están recaudando recursos para hacerlo llegar a más ciudades y que nos ayude a vivir mejor nuestras vidas.

¿Y ustedes, qué quisieran hacer antes de morir?

Vía

También te puede interesar

  • Buen proyecto. Inmediatamente nos hace reflexionar si estamos haciendo lo correcto en nuestras vidas, si estamos tranquilos con nuestra conciencia o si ya hemos realizado lo que tanto anhelamos.

    Es una manera de abrir los ojos y darnos cuenta si hemos desperdiciando nuestra vida en hacer cosas irrelevantes.

    Escribir sobre lo que nos gustaría hacer antes de morir es un buen ejercicio mental y pienso que todos lo deberíamos de hacer.

    Jobs lo hacía, y evidentemente le funcionó.