Sexylosofía II

Nada como Nietzsche y una taza de buen café para disfrutar de una imagen como esta.