La tecnología con la que contamos actualmente si no es maravillosa, en mi opinión, está muy cerca de serlo. Día a día salen al mercado nuevos gadgets cada vez mas avanzados que cubren un mayor número de necesidades, un claro ejemplo son los celulares. Los teléfonos móviles son ahora calculadoras, grabadoras de audio, agendas, recordatorios, lista de notas, navegadores de internet, GPS, reproductores de música, cámaras fotográficas y de video.

Pues a mí nada más me faltan los chicharrones y el refresco.

Es en este último aspecto en el que quiero destacar un punto, cada vez son más frecuentes los celulares con la capacidad de grabar video en alta definición. Ya hubiera yo querido una camarita con esas capacidades hace diez años cuando estaba en la universidad, en mi materia de cine para ser más específico. En ese entonces una de las mayores limitaciones que teníamos era que el video casero estaba muy lejos de alcanzar siquiera el estándar de calidad que exigían en ese entonces las transmisiones televisivas, eso aunado a las pésimas actuaciones daban como resultado cortometrajes risibles por su baja calidad.

Pero ahora con estas camaritas quiero suponer que los estudiantes deben estar haciendo maravillas, si ya sé que las lentes y los sensores son grandes limitantes pero antes era CINTA y para poder capturar ese material se necesitaba hardware caro y difícil de conseguir. Ahora solo es cuestión de sacar la tarjeta SD de tu celular o simplemente conectarlo a tu computadora para copiar los archivos y ya está, casi listo para editar. Más sencillo no podría ser, y un reflejo de la facilidad de esta nueva tecnología es la cantidad gigantesca de cortometrajes de bajo presupuesto y gran calidad que existe en la red.

Si alguien no cree en lo que estoy escribiendo déjenme mostrarles un ejemplo sencillo, hace unos días encontré en Youtube el canal de unos chicos que hacen cosas muy interesantes y divertidas sin invertir grandes cantidades de dinero, sólo un poco de utilería, un poco de software de edición, humor e imaginación. Su canal se llama un Corridor Digital y se dedican a hacer cortometrajes muy divertidos, con un poco de violencia, pero bastante originales.

Se nota una clara influencia algunos videojuegos actuales pero con un toque divertido, aunque también tiene propuestas un poco más preparadas.

 

Y algunas en las que de plano la historia les valió un soberano cacahuate y lo único que hicieron fue divertirse.

Pueden visitar su canal aquí o seguirlos en Facebook o Twitter, también tienen tutoriales para aquellos que quieran aprender a hacer algunos de sus efectos especiales. Chequen sus videos, anímense a hacer los suyos y sobre todo sigan visitando Adictivox.com