El Art Nouveau o Modernismo -como quieran llamarle- es una corriente artística que surgió a finales del siglo XIX y principios del XX con la intención de mostrar un arte joven, libre y moderno, se basó en la creación de figuras de origen natural y apoyándose de la pintura, escultura, arquitectura, las artes gráficas y en el diseño de mobiliario, se dice que los artistas identificados con esta corriente son integrales, que como ya sabemos a grandes rasgos, incluían un cúmulo de saberes para llegar a crear sus diseños.

Y es en esta expresión artística donde surge el colectivo artístico A’Shop, situados al este de Montreal, quienes con más de 25 años de experiencia han adoptado a la misma como base para la creación de su trabajo, combinado con el graffiti y la estética urbana. Este colectivo se dedica a ofrecer servicios y soluciones artísticas, tales como grandes murales, presentaciones en vivo, arte de lona, ​​y diseños personalizados para los clientes comerciales y privados.

Husmeando por su página web, me encontré con un mural impresionante realizado allá en Montreal en un edificio abandonado, al que por iniciativa propia decidieron devolverlo a la vida, además de ser una increíble forma de publicitarse.

Para llevar acabo este magnífico trabajo mencionan que tardaron alrededor de 16 días, en los que la gente al principio pensaban que estaban solo pintando algún anuncio publicitario, pero con el paso de los días y al darse cuenta del trabajo se ganaron el cariño de los vecinos, además de muchas invitaciones a comer y hasta descuentos de las peluquerías de la zona.

Para realizarlo, utilizaron más de 500 latas de pintura en aerosol en más de 50 colores diferentes, les mencionaba que se tomaron alrededor de 16 días con sus días y noches, dando como resultado un mural de graffiti de la madre naturaleza al estilo Madonna o una versión moderna de “Nuestra Señora de la Gracia “, inspirado por el pintor checo Alphonse Mucha.

Y ya para no marearlos con tanto rollo, uno de los artistas integrantes de este colectivo, Fluke, mencionó que la creación de este mural fue un reto, los sacó de su zona de confort y que tienen pensado seguir con el proyecto de pintar las calles de Montreal, ya que en palabras propias opina “nuestra ciudad tiene demasiado gris “. Y yo los dejo para que sigan disfrutando de este increíble mural.

Así que ya saben, no todos los graffitis son con la intención de manchar la estética urbana, existen algunos que son precisamente para eso, para armonizar la misma y darle al transeúnte y a la ciudad en general, una escapada a la agitada vida diaria a través de la imaginación del artista.

Vía

También te puede interesar

  • Wooooooooooow, está increíble, me ha encantado como le dieron vida y color a este edificio, ojalá y los grafiteros de mi pueblo hicieran algo así en lugar de rayones.

    ¡Eso sí que es arte!

  • muy rifados esos vatos, ese nivel habla de años de practica y constancia, la evolución desde el tag (rayones)hasta piezas o murales.

  • OSOM JOB! se nota que es todo un arte realizar esta clase de trabajos.

    Aunque creo que les falló un poco la cara, porque en una de las fotos se ve la imagen original de la cual se inspiraron y no se parecen mucho jajaja.

    Aún así mis respetos.

  • Clyolina

    La verdad si es de reconocerse el trabajo y como dicen, lo increíble que se muestra es fruto de años de práctica.

  • poyo

    Qué trabajo tan dedicado y excelente. He visto muy pocos o creo que ningún graffiti así de bien realizado pero, sin lugar a duda estos chicos se sacan un diez con tanto ingenio. El arte del graffiti no es nuevo pero sin lugar a duda puede llegar a ser lo que su nombre dice “un arte” y no tratarse de unos simples rayones.

    Excelente aporte.

  • Pingback: Adictivox – Digitalizando ideas » Arte callejero en Polonia()