Los seres humanos siempre andamos buscando el amor en cualquiera de sus presentaciones y ahora, con los avances de la tecnología, también hemos decidido dotar a los robots de sentimientos. Sí, así como lo viste en Inteligencia Artificial, Yo Robot o el Hombre Bicentenario, próximamente los circuitos echarán chispas, pero de puro y genuino amor robotizado.

Y no lo digo yo, lo leí en PopSci y me pareció por demás interesante el proyecto que está siendo desarrollado por la Universidad Nacional de Singapur, se llama Lovotics, (una combinación de Love y Robotics) y sus creadores  han diseñado un sistema endocrino artificial para que este pequeño R2-D2 con peluche pueda “sentir” emociones tales como felicidad, tristeza, miedo, sorpresa y enojo, además de comportarse cariñoso, hambriendo, somnoliento, aburrido, cansado o avergonzado. Todo esto basado en la interacción con un ser humano.

Es decir, entre más interactúes con él, más te amará. Como una mascota. O un novio.

Tienen que ver el siguiente video donde se explica con más detalle el funcionamiento de Lovotics y su artificial forma de amar.

Ahora la pregunta del millón es: ¿Estamos preparados para esto?

También te puede interesar

  • rin

    yo quieroooo unooo jejeje

  • Jajajaja, yo también. U_U