México no es el único país con baches -aunque seguramente nos hemos ganado un lugar entre los más terroríficos del mundo-, eso me queda claro después de conocer las propuestas de Pete Dungey y Juliana Santacruz Herrera que se han dedicado (cada uno en su país) a la noble tarea de tapar baches de una forma más original que utilizando chapopote.

Pete ha inventado los “jardines tapa-baches”, como una manera creativa de solucionar el problema de las imperfecciones en los caminos de Inglaterra.

Inclusive, este diseñador gráfico va más allá y ha exhortado a sus paisanos a plantar florecillas y arbustitos por todo Reino Unido y a mandar fotos de estos pequeños jardines en baches para publicarlas en su sitio web.

“Si plantáramos uno de estos en cada bache,
se verían como un bosque en la carretera”.

Por su parte, Juliana se ha dedicado a convertir los baches de París en obras de arte a través de sus “graffitis tejidos”.

Este movimiento, llamado “Yarn Bombing”, fue iniciado por  Magda Sayeg hace más de cinco años en Estados Unidos y se ha extendido por el mundo como una alternativa para darle vida a las ciudades grises con tejidos de muchos colores.

Aunque los tejidos no son permanentes, cumplen perfectamente la función de embellecer las calles cubriendo de color esas horribles grietas en el pavimento.

Pueden ver más del trabajo de Juliana en su cuenta de Flickr.

Ahora la pregunta es ¿con qué podríamos rellenar los inmensos baches de Oaxaca?

Vía: sometimefriend.com

También te puede interesar

  • Una forma de expresión artística muy original.

    Yo digo que podríamos rellenar los baches de la ciudad de Oaxaca con rebozos, chales y petates de palma, así nuestra ciudad se vería el doble de colorida, porque prácticamente todas las calles estarían cubiertas de estos materiales (con eso de que están bien “cuidaditas”).

    Excelente post.

  • JAJJAJAJAJA, tienes razón, así sería una ciudad muuuy colorida. 😉