De nuestra tan gustada sección: “Las frases más intrépidas de los políticos mexicanos”, llega la declaración de, ni más ni menos, el Secretario de Educación Pública: Alonso Lujambio.

“Yo he dicho muchas veces en privado, y lo digo en público, que la televisión, que muchas veces se le llama la ‘caja tonta’, puede también ser la ‘caja más lista’, el instrumento más poderoso para la educación de millones y millones de personas”.

Sí, así como lo leen. El señor Lujambio inclusive fue más allá y felicitó a Juan Osorio, productor de telenovelas como “Una familia con suerte”, por ser promotor de la educación en nuestro país, hecho que le llevó a recibir el “Reconocimiento al Compromiso con el Futuro de México 2011”. ¿Qué tal?

Este tipo de aseveraciones de parte de la clase política mexicana sólo nos obligan a reflexionar acerca de ¿quién los habrá educado a ellos? ¿Hará otro libro Yordi Rosado? ¿Regresará Niurka a Televisa? Y sobre todo ¿por qué Arturo de la Barrera habrá perdonado a Teresa al final de la novela?

Lo más triste  es que es verdad que muchísimos mexicanos  se pasan la mayor parte de su tiempo libre frente al televisor, viendo programas tan educativos como Laura de todos y Ventaneando, y que las dos televisoras más famosas tienen un alto rating en sus respectivas barras telenoveleras y que, si las telenovelas nos dieran clases de química o historia universal no tendrían tanto éxito como el ver que la villana cachetee y le jale los pelos a Marimar-AU-costeñitasoy.

Gracias, señor Secretario de Educación Pública por el chascarrillo con el que nos deleitó el día de hoy. Porque todo es una broma…¿verdad?