Tengo tiempo escribiendo una primera crítica de esta serie habiendo visto las tres primeras temporadas. Ahora, disfrutadas las nueve que la componen, veo que me quedé corta en la explicación.

Creada y producida por Bill Lawrence (creador también de Spin City), esta serie desarrolla guiones excepcionales que siempre siguen un mismo esquema: el protagonista (JD) va narrando, con su voz en off, tanto sus ideas e impresiones como todo lo que acontece durante el episodio, que son historias muy cercanas y reales sobre la amistad, las personas, sus ideales y sus defectos. Todo ello salpicado de unos diálogos brillantes, un humor cargado de surrealismo gracias a la escenificación de los desvaríos del protagonista, y unas bandas sonoras de ovación cerrada.

Los personajes principales están perfectamente interpretados y desarrollados, y además se benefician de secundarios de igual nivel, a los que en varios capítulos podremos apreciar que también poseen unas notables cualidades para los números musicales, tanto en la faceta del canto como en la del baile.

J.D, el protagonista, que nos narra cada momento (incluidas sus divertidas imaginaciones, de lo mejor en cada episodio), Turk, su mejor amigo y por así decirlo ese “colega” cool que todos tenemos; Ellioth que habla a una velocidad intelegible (sobre todo cuando se pone nerviosa) y que es muy ingenua.

Están también el doctor Cox (clarísima fuente inspiradora del doctor House y por si fuera poco este último también lleva siempre tenis como lo hace Cox) que es muy irascible y que siempre llama con nombres de chica a J.D.

Luego está Bob, el jefe de medicina y digamos que es algo así como el sistema, la justicia… demasiado realista, tanto que si un paciente no tiene dinero para que se le opere pero acaba de morir uno y se puede usar el suyo, no lo permite.

Carla, que es la latina enfermera, novia de Turk y que es muy graciosa al igual que la enfermera chismosa a la que todos tienen miedo, incluidos los mismísimos Bob y Cox.

Por si fuera poco este universo se sigue completando con el conserje, que cada vez que sale me río por lo que dice y como lo dice (además de su constante interés en fastidiar a J.D), la ex-mujer de Cox, igual o incluso más cruel que este mismo y a la que en el final de la primera temporada, dan ganas de matar.

Y, para acabar de rematar, esta serie contiene pequeños papeles (aunque algunos se repiten en más de dos y tres episodios) interpretados por gentes como John Ritter, Brendan Fraser, Heather Graham, Colin Farrell, Matthew Perry, Tara Reid, e incluso la última aparición ante las cámaras del señor Michael J Fox (en un papel de dos capítulos verdaderamente sobresaliente e inolvidable).

En fin: se trata de una de las mejores series jamás emitidas, pero de las más desconocidas y poco apreciadas que han pasado por nuestra pantalla (por lo menos acá en México y sólo transmitida por TV de paga), y que desde aquí recomiendo a todo aquel que guste de pasar un muy buen rato, con escenas de verdad divertidas, pero notando que lo que cuentan tiene algo de inteligencia y mensaje veraz a tener en cuenta.

Lo bueno, es que en cada temporada van trazando diferentes historias para los protagonistas, quiero decir, que a parte de lo que cada episodio puede traer como novedad también sigue una línea telenovelesca, lo malo es que en la novena temporada cambia bastante la cosa, pasando a ser JD un personaje más del reparto y desapareciendo muchos de los clásicos, como Carla o el conserje, centrándose el protagonismo a una nueva generación de internos.

En resumen una serie fresca, con situaciones hilirantes, un tono (tanto narrativo y visual) diferente y con sus momentos de drama. Todo esto comprimido en 20 minutos, a una velocidad increíble que no se pasa pero que desde luego no aburre.

P.D. Si alguien no la ha visto, pero le interesa, tengo las nueve temporadas, sólo comenten y nos ponemos de acuerdo.

También te puede interesar

  • uno de mis capitulos favoritos es el del mago de oz 😀 de hecho creo que fue escrito por el actor que interpreta a JD

  • Zyanya

    Soy ultramegahipersúpermegafan de Scrubs, no paro de reír en cada capítulo, la verdad es que los personajes están muy bien delineados e interpretados y adoro a JD y su relación cuasi-homosexual con Turk.

    La temporada con los nuevos internos ya no me gustó tanto, aunque Cox la salvó un poco.

  • D0X

    buuu yo solo he visto la primera temporada, y algunos capítulos que alcanzaba a ver en Sony pero lo bueno es que mi novia es pudiente y tiene las 9 temporadas originales.

  • Pingback: Tweets that mention Adictivox – Digitalizando ideas » Scrubs: No verla es un error, no recomendarla es un pecado -- Topsy.com()

  • Yo nada más he visto un episodio y hasta eso a medias, pero me gustó, y con lo que acabo de leer, definitivamente te pediré las temporadas, mientras le diré a Zyanya que me invite a ver la serie con ella (pretextos jajaja).

    Excelente post Clyo.